martes, 22 de septiembre de 2015

Nueva Profesión para Warhammer: El Aventurero

Como últimamente estoy dirigiendo una campaña del WHRPG (la 2ª edición) y la verdad es que está yendo estupendamente, es normal que le esté dedicando bastante tiempo a este juego, creando personajes, material, tramas etc. 

Esta es una tontería que se me ha ocurrido hoy, y que he llevado a la práctica.

NUEVA PROFESIÓN

Aventurero (Básica) (puedes sustituir la ocupación Vagabundo por Aventurero al tirar en la tabla de profesiones)
HA
HP
F
R
Ag
Int
Vol
Em
+10
+10
+10
+10
+10
-
+10
-

A
H
BF
BR
M
Mag
PL
PD
-
+2
-
-
-
-
-
-

Habilidades: Buscar, Cotilleo o Regatear, Escalar, Esquivar, Jugar o Montar, Moverse en silencio o Sanar, Nadar, Orientación, Percepción, Supervivencia, Tasar o Leer/Escribir.
Talentos: ¡A correr! o Audaz, Errante, Especialista en armas (elegir una), Suerte o Sexto sentido.
Enseres: un arma, armadura de cuero, mochila, un mapa, antorchas, cuerda, ropa de viaje, ansia de aventura.

Accesos: alborotador, artista, barquero, bribón, campesino, cazador, cazarratas, cochero, contrabandista, escolta, escudero, estudiante, forajido, gladiador, guardaespaldas, ladrón, ladrón de tumbas, leñador, marinero, matón, mensajero, mercenario, miliciano, noble, patrulla de caminos, patrulla fronteriza, portador de runas, saqueador de tumbas, soldado, vagabundo

Salidas: artista, asesino*, batidor*, bribón, cazador, cazavampiros*, contrabandista, escolta, escudero, explorador*, forajido, gladiador, guardaespaldas, héroe*, jefe de forajidos*, ladrón, marinero, matatrols, mensajero, mercenario, navegante*, noble, portador de runas, posadero*, saqueador de tumbas, soldado, veterano*

Ellos se llaman a sí mismos aventureros, pero la gente suele preferir el término vagabundo, mercenario, oportunista y en raras ocasiones, héroe. Un aventurero es una persona que se ha echado a los caminos en busca de gloria y fortuna, que vive de saquear tumbas antiguas, eliminar plagas molestas, o realizar trabajos de dudosa reputación. Pocos trabajos o asuntos hay que un aventurero no esté dispuesto a aceptar a cambio de un pago justo, probablemente para gastárselo todo esa misma noche en la taberna más cercana.

Son pocos los que eligen la dura vida del aventurero, y la mayoría se ven arrastrados a esos estilos desde profesiones distintas. Los que la eligen voluntariamente suelen ser caracteres excéntricos con formas particulares de afrontar la vida y la muerte, gente cuya reputación suele dejar bastante que desear y que para muchos son sinónimo de problemas (y por lo tanto rara vez bienvenidos).

También se enfrentarán los aventureros más a menudo a las amenazas secretas y oscuras de este mundo que otros, con lo que aprenderán sobre estas cosas y obtendrán conocimientos que otros no dudarían en considerar peligrosos o directamente heréticos.