viernes, 19 de agosto de 2016

Humanos y Trasfondos en D&D5


Uno de los problemas que me encuentro al jugar a D&D 5 edición (por mucho que me guste), son los humanos. En el manual presentan dos formas de aplicar la plantilla racial "Humano". Por un lado tenemos la forma básica, rápida y sencilla, que consiste simplemente en sumar +1 a todas las puntuaciones de característica, y por otra tenemos la versión "avanzada", que consiste en sumar +1 a dos puntuaciones de característica, obtener una competencia con habilidad y... una dote.

En D&D 5 las dotes no son como en anteriores ediciones, aquí son auténticas bombas. Una dote de D&D 5 equivale a unas tres dotes de Pathfinder o D&D 3. Esto nos presenta dos dilemas: la opción de sumar +1 a todas las características no está mal, pero en general en términos mecánicos siempre compensa más maximizar los puntos fuertes del personaje, y un +1 a Inteligencia y Carisma no le va a servir de mucho a un Bárbaro, por ejemplo. Además, comparado con los beneficios que ofrecen las demás razas (visión en la oscuridad, resistencias, competencias, habilidades especiales...) se queda bastante atrás. Por el otro lado, la opción de jugar con la opción avanzada, resulta un tanto desequilibrante, debido al inmenso poder de las dotes (cosas como obtener RD 3 al llevar armadura pesada, poder lanzar conjuros, sumar +5 a la Percepción pasiva junto con otras ventajas añadidas...). Así que trasteando un poco, he encontrado una solución que creo que funciona bien.

En D&D 5 al crear un personaje tienes que elegir para él un Trasfondo, que es básicamente a lo que se dedicaba tu personaje antes de dedicarte a la peligrosa pero lucrativa vida del aventurero. En general ofrecen competencia con algunas habilidades, equipo inicial y una capacidad especial que habitualmente sirve como forma de ganarse la vida (por ejemplo, el Marinero puede conseguir pasaje para él y sus compañeros en cualquier barco a cambio de trabajo, el Sabio sabría dónde encontrar la información necesaria para cierto asunto, el Soldado posee una insignia con su rango y cierta autoridad militar...).

En fin, pensé en aprovechar este detalle, haciendo que uno de los rasgos propios de los humanos fuera precisamente el ser mejores en aquello gracias a lo cual han estado viviendo. Digamos que como adaptables humanos, su ocupación ha tenido un impacto en su persona aún más notable que en las demás razas. Aquí os pongo los rasgos humanos añadidos por la ocupación escogida (por supuesto, se mantiene el +1 a todas las características y los demás rasgos propios del Trasfondo):

Acólito (Acolyte)
Pueden lanzar un cantrip de la lista de Clérigo.

Artesano gremial (Guild artisan)
+1 a Inteligencia.

Artista (Entertainer)
Pueden lanzar un cantrip de la lista de Bardo.

Charlatán (Charlatan)
+1 a Carisma.

Criminal (Criminal)
+1 a Destreza.

Ermitaño (Hermit)
+1 a Sabiduría.

Héroe del pueblo (Folk hero)
Comienzan todas las partidas con Inspiración.

Huérfano (Urchin)
+2 a Iniciativa.

Marinero (Sailor)
Un idioma adicional.

Noble (Noble)
Consigue un leal lacayo que le acompaña. Elige uno de entre los siguientes del Manual de Monstruos (Apéndice B):
- Guardia o Noble. A nivel 7 el Guardia mejora a Veterano, y el Noble a Caballero.

Sabio (Sage)
+1 a Inteligencia o pueden lanzar un cantrip de la lista de Mago.

Salvaje (Outlander)
+1 a Constitución

Soldado (Soldier)
+1 a Fuerza

Con esto espero mejorar un poco el equilibrio del juego y animar a los jugadores a elegir la raza Humano más a menudo, incluso cuando funciona de acuerdo a la versión "básica" (en mis grupos suele haber un humano por cada cinco jugadores, y eso con suerte).

No hay comentarios:

Publicar un comentario