miércoles, 23 de agosto de 2017

Monstruo: Sorgak

Sorgak

Nº que aparece
1d2 (1d2)
Clase de Armadura
4
Dados de Golpe
7
Movimiento
12 metros
Ataques
2 (d10)
Daño
1d8
Ataques especiales
Cambio de forma, Conjuración
Salvaciones
Con y Sab
Moral
10
Tipo de Tesoro
Mágico
Alineamiento
Neutral (impío)
Gloria
1500

Brujas existen en todas partes, y cada tierra tiene sus tradiciones e historias al respecto. El término bruja, de todas maneras, hace referencia a criaturas que fueron humanas, pero que abandonaron su humanidad hace tiempo, entregándosela a las Tinieblas a cambio de poder y magia. Muchas de ellas pueden hacerse pasar por humanas durante aún algún tiempo, pero su corrupción se hace más evidente cada día que pasa hasta que se ven obligadas a huir a lo salvaje para ocultarse. Ahí, libres al fin del escrutinio de la civilización, pueden al fin dedicarse por entero a la nigromancia y es cuando su corrupción alcanza sus cotas más altas.

Pero, a pesar de lo que las gentes del Rey opinan, los nativos de Giruzkar saben que sus sorgak no tienen nada que ver con esas brujas. Las sorgak han entregado su ser a un poder ajeno, esto es verdad, pero no a las infames Tinieblas, si no a un poder tan antiguo como el mundo, pero parte del mismo. Han hecho un pacto con Sorgina, la Tejedora de Destinos, que les ofrece poder y magia a cambio de su alma. Sorgina es uno de los poderes de Giruzkar, atado a esa misma tierra. Aparece a menudo en las historias, a veces como villana, a veces como benefactora, pero siempre manipulando (para bien o para mal). Las sorgak son sus hijas, sus ojos y su voz allí donde no se encuentra. Viven en lo salvaje, son cambiaformas y la naturaleza responde ante ellas, con temor y respeto. No son necesariamente hostiles, pero rara vez resultan amistosas (y menos aún desde la llegada de los hombres del Rey, que las cazan como si fueran brujas). Hay poblaciones que las tienen como protectoras, y les hacen sacrificios y fiestas para aplacarlas y que bendigan sus cosechas y nacimientos.

Una sorga (singular de sorgak) es capaz de cambiar su forma como una acción en cualquiera de tres formas distintas: una lechuza, un gato o una serpiente. Estas formas no las suele utilizar para luchar, si no para moverse sin ser vista, viajar largas distancias o escapar. Además de eso, la sorga es capaz de conjurar en sustitución a uno de sus ataques. Puede hacer objetivo a una criatura, que quedará maldita de una de las siguientes maneras:
  • Ciega hasta la próxima luna llena (con todo lo que ello conlleva). TS de Sabiduría salva.
  • Incapaz de recuperar salud hasta la próxima luna nueva (no puede curarse de venenos, enfermedades ni puede recuperar pg). TS de Fuerza salva.
  • Cubriéndole de pústulas y llagas dolorosas hasta la siguiente luna nueva (DA +1, CA +2, sin Habilidades de Carisma). TS de Constitución salva.
  • Haciendo que sólo pueda comer insectos hasta la próxima luna llena (con los efectos que ello debería suponer). TS de Carisma salva.
  • Dejándole cojo hasta la próxima luna nueva (movimiento reducido a 3 metros, con muleta 6 metros pero ocupa una mano, no puede usar Atletismo, Nadar, Acrobacias ni Equilibrio). TS de Destreza salva.
  • Destruyendo su memoria hasta la próxima luna llena, de manera que es incapaz de mantener la concentración o de referir conocimientos exactos (no puede usar habilidades de Inteligencia ni Concentración). TS de Inteligencia salva.

Luego. una sorga demuestra un profundo dominio del mundo natural. Los animales acudirán en su auxilio (a menos que haya otras fuerzas sobrenaturales en juego que puedan afectar su comportamiento), sus perseguidores le perderán rápidamente el rastro entorpecidos por la vegetación, a sus enemigos les será imposible encender fuego de forma normal y la niebla acudirá cuando desee ocultarse, y otros efectos similares. Una sorga puede proteger una localidad asegurando buenas cosechas y nacimientos sanos, pero a cambio exigirá un sacrificio humano una vez al año, y sacrificios apropiados (generalmente un ternero o una cabra) en los equinoccios. En el solsticio de verano, además, un hombre se entregará para pasar una noche con la sorga. La supervivencia de este hombre no está asegurada, pero si regresa, lo hará colmado de honores y la buena suerte le acompañará el resto de su vida.