miércoles, 28 de febrero de 2018

Clérigos en Tesoro y Gloria

A raíz de esta entrada de Carlos de la Cruz (echadle un ojo) se me ha ocurrido que podría ir presentando otro de los puntos importantes de TyG, como son sus clérigos.


Siendo sinceros, el nombre se ha quedado porque, en fin, hay que hacer ciertas concesiones, a pesar de que la imagen que el nombre proyecte no sea exactamente la que la clase representa. Que por otra parte es variada. Aquí os presente una imagen de un clérigo:

De +Imanol Etxeberria , cómo no.
Y aquí tenéis otro.
Del mismo pintamonas de antes.
Los dos son clérigos. Uno es clérigo de Gauzarra, una deidad de ladrones y maleantes especialmente popular en Nevaria, mientras que el otro es casi seguro un cruzado tarjón. Son distintos porque sus deidades son distintas. Como la noche y el día.

En TyG un clérigo no tiene conjuros: tiene dominios. Normalmente cada deidad tiene tres dominios, que el clérigo puede invocar usando su Devoción. Y aquí viene otro de los puntos interesantes. En su artículo, el maestro de la Cruz (qué bíblico suena) mencionaba cómo la mitad de las veces la deidad de un clérigo no tiene la mayor importancia. Y razón no le falta. Es verdad que en 5a lo arreglan bastante bien con el tema de que se debe escoger un dominio para el clérigo, pero de nuevo, es el dominio escogido lo que importa, no el dios. Pues bien, en Tesoro y Gloria importa como que mucho.

Veréis, para poder invocar los dominios de su deidad, los clérigos de TyG deben recurrir a su Devoción, una reserva de puntos. Estos puntos no son maná, ni esencia ni ninguna otra cosa. No se renuevan de forma natural, no tienes X cantidad de Devoción al día. La Devoción se recupera a través de los ritos. Al realizar ciertos ritos, el clérigo recupera Devoción, más o menos dependiendo de la importancia del rito. Los ritos dependen de cada dios, pero suelen ser ceremonias comunes y los más importantes (los que más Devoción conceden) fiestas señaladas, días santos en los que el clérigo debe participar. Realizar actos y misiones que cuenten con el favor y la aprobación de la deidad en cuestión también cuenta como realizar un rito, claro.

De esta manera, la elección del dios en cuestión importa, porque servir a ese dios te va a exigir enfocar tus aventuras en ciertas direcciones, así como favorecer ciertos comportamientos. Por ejemplo, un clérigo del Gauzarra tendrá que robar, estafar, asesinar y relacionarse con ladrones y criminales, tanto para poder acudir a los ritos y ceremonias que le recuperarán su Devoción como para servirle de la mejor forma posible y asegurar de esa manera que puede seguir invocando su favor. Otro que sirva a la Cruz no recuperará Devoción por matar bandidos y otras Gentes, aunque sean criminales, pero sí lo hará por enfrentarse a las criaturas de las Tinieblas, así que probablemente favorecerá este tipo de aventuras.

Los clérigos tampoco son baterías de curar, precisamente. No todos los dioses cuentan con el dominio de la Vida, que es de hecho el único dominio que sirve para recuperar pg. Ni siquiera los cruzados lo tienen, que sus dominios son Guerra, Luz y Protección. El clérigo es un agente de su deidad sobre el mundo, y por lo tanto sus capacidades serán apropiadas al dios en cuestión. El servidor de Gauzarra puede apagar luces, volver invisibles a sus aliados en la penumbra, mentir y engañar como pocos o incluso lograr inclinar la balanza de la fortuna a su favor. El de la Cruz puede castigar a sus enemigos con fuego sagrado, proteger a sus aliados del daño o enardecerlos para que combatan con mayor fiereza. Pero sus dioses no se dedican a curar, así que ellos tampoco.