lunes, 28 de abril de 2014

200

Doscientas entradas nos observan desde las alturas. Bueno, en realidad son 199, y con esta llegamos a las 200. Estoy sorprendido, creí que tardaría menos en llegar a este número. Si es que soy muy vago.

¿Y por qué no?

En estas doscientas entradas he hablado un poco de todo (dentro del rol, se entiende, de los mapaches de nalgas amarillas no he dicho ni mú) y me he encontrado especialmente cómodo como creador de contenidos, especialmente con ese gran sistema que es el Nsd20, que es el que me ha dado la mayor parte de las visitas y seguidores que tengo, y que últimamente tengo un poco más abandonado (en el blog, en la trastienda siniestros planes se maquinan... planes de aspecto muy oficial).

También le hemos dado duro a Valle, cosa que empezó al principio como una mera curiosidad pero que cada vez me gusta más cómo está quedando. Puede que haya algo de futuro para el jovenzuelo y todo. También nos metimos bastante con Era, la ambientación de mi última campaña con El Reino de la Sombra y de mis primeros relatos, y aunque al igual que con Nsd20 anda algo abandonada, sigo teniéndola en mente y trabajando con ella entre ratos. 

Gran juego, mejor persona.
Ha habido reseñas de partidas, que espero os hayan gustado, e incluso algunos vídeos hablando de juegos diversos. Tengo que hacer algunos más, el mundo merece conocer mi bello rostro y las maravillas de las que soy poseedor. Le debo una al Anillo Único y otra a Sangre en Ferelden, por lo menos. También es posible que haga una sesión de Libroaventura, como el Poderoso Crom, con uno de los clásicos de Elige tu propia aventura. Pero estoy más cómodo por norma general escribiendo que grabándome, para ser sinceros. 

Gracias al blog he conocido a muy buena gente, y por buena gente quiero decir interesante y me he hecho un huequito en el panorama rolero nacional, de lo cual me siento muy ufano. No es que fuese especialmente difícil, los roleros geplusianos son una raza de lo más hospitalaria y abierta, pero aún así me gusta.

Quisiera dar las gracias a todos los que me seguís o me habéis seguido, a los que leéis mis entradas y a los que les hacéis caso (a esos especialmente). A los que estáis solo de pasada, a los mudos y a los que comentáis, a los que me han felicitado y a los mamones que me hayan criticado también (con amor ;*). Que no son muchos, por suerte. Cosas de ser todavía un blog pequeño. Ya me llegarán collejas. Espero tener por lo menos tres o cuatro para cuando llegue a las cuatrocientas entradas.

Para celebrarlo, les indico aquí una lista con mis entradas más "pluseadas" (lo de darle a +1 con Google+) y otras tres de mi cosecha personal que creo que merecen un nuevo vistazo. Que las disfruten:


Y por último pero más importante...

¡TEMEDLO, HE DICHO!