miércoles, 1 de febrero de 2017

Crítica al Old School

Entendámonos, me encanta el Old School. Me he comprado todo lo habido y por haber de la Marca, juego al que pertenece una de mis más queridas campañas jamás dirigidas, he disfrutado como un enano con el DCC y recientemente he adquirido (a pesar de mis reticencias, por ser más o menos lo mismo que la Marca) el Labyrinth Lord. Sobre este último juego haré una reseña en otro momento.

Pero fue recién estrenado el juego con la propia tropa de mi tienda habitual y jugando a la aventura La Torre en la Niebla, cuando sentí, debido a una racha de muy malas tiradas, que había un problema con el juego. En un combate contra un esqueleto (en el que al final murió el pobre elfo debido a una pifia, que en paz descanse) estuvimos fácilmente cinco asaltos tirando dados sin que nadie acertase a nadie. Claro, introduje cambios en la escena, continuaba narrando épicamente y demás, pero terminaba por resultar ridículo. Un simple esqueleto, dioses icosaédricos, contra tres aventureros. Y no había manera. Soy consciente de que una racha de mala suerte cualquiera puede tenerla, pero no es sólo mala suerte. Es que la estadística juega en contra.

Temed.

Para acertar a una vaca, un personaje aún debe obtener un 10 en 1d20. Esto implica que sus probabilidades de acertar al bicho más indefenso del mundo en un combate son sólo del 55%, o lo que es lo mismo, que sus probabilidades de fallar son del 45%. La mitad, para entendernos. Entiendo que esto juega en ambos sentidos (qué poco durarían si no los aventureros), pero tiene como resultado que sucedan a menudo asaltos de combate enteros en los que no suceda nada, y una racha de mala suerte suele generar una sensación de frustración y descontento en jugadores noveles (y otros no tan noveles). Se que esto se equilibra según los pjs suben de nivel. Pero la verdad es que sólo he tenido en mi mesa a un pj de nivel por encima del 10. Y era un ladrón, que suben como la espuma.

Este es un punto que se me ocurrió poco después de dicha partida (que acabó con un precioso TPK), y al que he estado dando vueltas. Se me han ocurrido varios hacks que podrían solucionar este asunto, como reducir el valor del THACO, aplicar mecánicas de tácticas de batalla (combate más agresivo, menos agresivo... el grupo de pjs decide, los modificadores se aplican a todos los combatientes)... o incluso usar un dado distinto (¡gasp!). Aún así, no creo que los presente, por estar muy claro que dicho elemento de aleatoriedad (y el d20) es una parte fundamental de la experiencia Old School. Lo que no quiere decir, que en privado haga mis pinitos, y si funciona bien, que os los pase por aquí.

¡Hasta más ver!