viernes, 21 de noviembre de 2014

Desafío 30 días: 19 y 20

Un libro que debería tener juego de rol
Aquí coincido también con Carlos de la Frikoteca en que es incomprensible que Harry Potter siga sin tener un juego de rol. Gran parte del trabajo te lo dan ya hecho poniendo nombre y efecto a numerosos conjuros, la ecología mágica está construida y jugar en Londres a ser un mago enfrentándose a los restos de las fuerzas del Señor Oscuro (o a su incipiente poder) o siendo un estudiante en Hogwarts teniendo que superar exámenes, ataques de criaturas mágicas, excursiones al Bosque Oscuro etc es una idea de lo más atractiva. Y puede jugarse antes de la aparición de Harry Potter, cuando Lord Voldemort campaba alegremente por ahí, en plena edad media, después de la muerte de Voldemort o incluso durante los eventos de los libros. De todo.

Pero como ese ya está pillado, vamos a centrarnos en otro. Es difícil encontrar un libro que merezca tener un juego de rol que no tenga ya efectivamente uno. Se me ocurre un webcómic que lo merece, y mucho, pero creo que está ya en camino... Y es que el ansia creativa de los roleros es tal que somos capaces de hacer juegos de cualquier cosa, e incluso gratis. El Señor de los Anillos y Conan son decisiones obvias, pero que ya tienen juegos (en plural). The Walking Dead, aunque no es un libro está hecho en papel, y aunque existen juegos de temática zombi (muchos), sería interesante ver uno de esta obra, quizá más enfocado a los recursos y la tensión psicológica que a la amenaza zombi directa. 

Moby Dick podría molar, pero no sería al final más que un juego de balleneros... y para eso hechas una partida de D&D o Pathfinder de dragoneros. La tripulación de un barco que va a la caza de dragones por sus escamas y aceites, que son usados como combustibles... Esta idea tengo que apuntármela...

Volviendo al tema, hay un libro de fantasía que me encanta y del que creo que ya he hablado en alguna ocasión: Ronja, la hija del Bandolero. El mundo que presenta, un bosque dominado por un inmenso en una colina, guarida de unos bandoleros, con las árpaves graznando en las alturas y los enanos grises mascullando maldiciones entre las piedras. Donde la nieve alcanza hasta la cintura en invierno y las flores cubren la hierba en verano. Un estilo no muy épico, similar en su sencillez al hobbit o incluso a Mouseguard, pero que a mi me encandiló desde niño hasta hoy. 

Peter Pan (el libro, no la peli de Disney que no tiene absolutamente nada que ver con la obra original) podría ser divertido, especialmente para niños. El país de Nunca Jamás es la tierra de la aventura por antonomasia, y puedes buscar cualquier excusa para montar una partida. Los niños perdidos tienen que ir a buscar su merienda, que consiste en robar los huevos del pájaro roc. El capitán garfio ha perdido su garfio, y les toca a algunos de los marineros ir a buscarlo, Peter Pan ha decidido que hay un tesoro en el fondo del mar y hay que encontrar una ostra lo bastante grande como para meterse dentro y poder bajar hasta el fondo a buscarlo... En las historias de Peter Pan la muerte es un elemento también muy presente, aunque ignorado (pues son niños, aún no piensan en esas cosas), por lo que no faltarían peligros. 

¿Recuerdas el momento en el que se lió pardísima en una partida? ¿Qué pasó?
De estas hay varias, claro xD Una vez que una misión de infiltración acabó con un solo personaje pegándose de tiros y espadazos contra 20 (y sobrevivió), otra en la que unos personajes en las alcantarillas de una ciudad usaron el cadáver de un ogro, como lancha para saltar por una catarata (en plan parque de atracciones). Cuando en una juerga a uno de los personajes una bruja le robó el pene y tuvieron que ir a por él, muriendo otro personaje en el suceso, cuando el personaje de una jugadora se despertó con 2d10 enanos, cuando, contra todo pronóstico, mis jugadores se decidieron lanzar contra un semidios en lugar de huir... y ganaron. Negociaciones con dragones que acabaron con las dos partes un poco quemadas, un pícaro capturado por gnomos que intentó hacerse pasar por su rey, todos los bajos fondos de una ciudad persiguiendo a un elfo ladrón, un enano y un paladín pegándose en un coliseo contra un Tiranosaurio... yo qué sé, ha habido de todo y sería muy largo narrar cómo se llegó a esos extremos. Muy largo y seguramente poco entretenido. Hay muchas cosas de las partidas que molan cuando pasan por cómo pasaron y cuándo pasaron, pero que tiene poco sentido contar a terceros a menos que se conozcan ya un poco. Son historias para los que estuvieron allí, y para el resto cuando hay ya un par de cervezas de por medio.

Ponedle orejas puntiagudas y es Lethalon huyendo de todos los maleantes de Marvalar.