sábado, 26 de enero de 2013

Algunos dioses del norte

Dragón

Dios de la luz, las llamas, el poder y la nobleza, adorado en gran parte de Era, mayormente en las Tierras Centrales, aunque su adoración suele combinarse con la del Norte entre los delineses. Dios antagonista de los erigíos.


El Norte

Religión exclusiva de los delineses, aunque algunas tribus bárbaras también lo adoran. El Norte es el padre de los hombres del norte, nacidos de sus entrañas, les entrega la fuerza y los vigila. Es un padre justo pero autoritario, duro.
En muchos aspectos recuerda a Corm.


Iru

Iru es el dios de la luz y el bien, más un abstracto que una figura. Su religión condena la violencia, y sus clérigos son excelentes sanadores. Iru no atiende a las súplicas de sus adoradores porque carece de oídos. Iru es el Bien, no una representación suya ni alguien con poder sobre el mismo. Aquellos que lo adoren fielmente se unirán a él tras la muerte, convirtiéndose en parte de la luz de Iru.

Sí, sé que te gusta. No, no voy a pagarte por el copyright.

Ilun

Ilun es la contrapartida de Iru, la oscuridad, las tinieblas, el Mal. Sus adoradores, aunque escasos, buscan causar el mayor daño posible, no les interesan las riquezas ni el poder, tan solo quieren ver arder el mundo.


Óniros

El Gran Cuervo de los Sueños, Señor de la Noche. Los ilenos lo relacionan también con las estrellas. Su adoración está extendida por toda Era, pero en cada lugar difiere. En Ymeria se le considera el dios de los ladrones, los asesinos y las pesadillas. En Delinaria es el Señor del Sueño, no un dios, pero si un espíritu de gran poder, ni benévolo ni malévolo. Para los ilenos es no solo el señor de los sueños, sino también el que acompaña sus almas hasta las estrellas cuando mueren, un espíritu (pues los ilenos no creen en dioses) benévolo.


Corm

El dios bárbaro del norte, padre de los truenos, señor de la fuerza, Rey de la Montaña y la Tormenta. Sus ritos son escasos, basta con honrarlo y respetarlo. Da su fuerza a los bárbaros al nacer, y los pone a prueba para probar su valía. Mahir es su madre y esposa.


Mahir

La diosa de la vida de los bárbaros, también relacionada con el fuego del hogar, la sanación, la magia y las criaturas sobrenaturales. Consorte y madre de Corm y del mundo, es entre los bárbaros casi tan importante como este (pero Corm mata cosas, lo cual le da ventaja).


Diretion

Señor de los Inviernos en el Norte. Aunque se trata de una deidad bárbara, los delineses y muchas otras tribus lo incluyen en sus panteones y leyendas. Diretion es una enorme bestia que arrastra el invierno consigo. Según los bárbaros, fue vencida y encerrada por Corm, y la ida y venida de los inviernos es su agonizante respiración.


Zabalon

Dios del engaño, la mentira, la traición y la ponzoña. Zabalon enfrenta a los hombres vertiendo veneno en sus palabras y oídos meramente por diversión. Es un dios propio de las Tierras Centrales.


Erumqar

Dios de la destrucción y la violencia, la guerra salvaje, la masacre y la conquista. Es el patrón de los guerreros varcenos, aunque su adoración es común también en las fronteras de las Tierras Centrales. Sus representaciones son diversas, un guerrero medio bestia (a menudo con rasgos de carnero), un imponente dragón escupefuego, un hombre sobre un carro tirado por leones...

Ymer

Fundador de Ymeria, es considerado un semidios, paladín de Dragón. Ofrece protección a los ciudadanos de su reino (siempre será suyo pues siempre vivirá, y por ello tras el trono ymerio y un poco más elevado que el trono mismo hay una estatua de Ymer con una corona y una espada), por lo que su adoración es casi exclusiva de este lugar. Según la historia, Ymer llegó desde el norte, y por su gran estatura fue llamado el Gigante de Hielo, por lo que puede que se tratase de un delinés, un hirbuno o incluso un bárbaro o surnita.




Los vercenos adoran a una enorme cantidad de dioses, la mayoría de talante bastante violento. Los ilenos adoran a espíritus en general pacíficos, escasamente interesados en el mundo material. Entre los erigios no hay religión, pues por su soberbia se creen mejores que cualquier dios, aunque el pueblo llano adora al Archibrujo y a los otros Señores Brujos, y estos a menudo a terribles criaturas llegadas de las Tinieblas o más allá.

Los hirbunos carecen de religión regular. Muchos adoran al Norte o a Corm, y otros tantos a los espíritus.

Los artenios no hablan de religión. Lo más semejante sería la adoración que profesan a sus ancestros, en los que buscan guía, consejo y protección. Actualmente, sin embargo, muchos compaginan esto con el culto a Dragón o incluso al Norte. Entre los ymerios el culto a los antepasados también es común, y aunque los delineses no los adoren como tal, para ellos son fundamentales los ritos de enterramiento. Todos los norteños son enterrados bajo el Hogar del Norte de donde vivieran, en unas salas subterráneas. Para un delinés hay pocos crímenes peores que no enterrar a un muerto. La pena máxima es la muerte sin enterramiento.

Los ventedios son de natural despreocupados, y no suelen atender mucho a los dioses, aunque adoran a los vientos y muchos marineros a Netun, señor de las olas. Entre ellos tampoco es extraña la adoración a Dragón.