domingo, 21 de abril de 2013

Aulladores

Este monstruo se me ocurrió el otro día para usar en una mazmorra y hoy, buscando imágenes he descubierto la entrada que debió ser la inspiración para el mismo, que no es nada más y nada menos que esta. Maldito subconsciente xD

Este monstruo lo he usado primeramente en fantasía, pero la verdad es que pienso utilizarlo también en una ambientación postapocalíptica y cualquiera con la que case medianamente bien, tanto me han gustado (el concepto, al menos).


Aulladores



Los aulladores son una maligna raza de criaturas subterráneas, surgidas de dios sabe donde (algunos dicen que son criaturas creadas por los trasgos, otros se los atribuyen a los erigios y hay quién dice que son personas maldecidas por los dioses por comer la carne de sus iguales). Su nombre se debe al prolongado y aterrador aullido que emiten momentos antes de abalanzarse sobre su presa.

Tienen el aspecto de monstruosos murciélagos de rasgos humanoides, midiendo alrededor de dos metros y medio, de piel lampiña y correosa, de color mortalmente pálido que se oscurece adoptando un color quemado en cuanto les da la luz del sol, lo cual rara vez pasa pues le tienen un miedo atroz (algunos postulan, con bastante acierto, que el color quemado no es mera pigmentación). Carecen de ojos, pero ni falta que les hacen, pues se guían a través de las tinieblas que habitan gracias a su oído y olfato. Poseen una rudimentaria inteligencia, se cree que la suficiente como para comunicarse entre ellos y organizarse cuando cazan; y es que estas criaturas conviven en bandadas de al menos una decena de individuos, cuando no más. Aunque no especialmente raros, tampoco son comunes de encontrar.

Se sabe de bandadas que viven en grutas en las montañas que abandonan con la puesta de sol para acudir a la caza de criaturas a las que devorar. No son vampiros, no beben sangre, aunque su mordisco posee un temible veneno que debilita el cuerpo de quien lo sufre. Aunque no sienten especial predilección por la carne humana, prefieren esta presa, pues disfrutan mucho torturando a sus víctimas antes de devorarlas (o mientras las devoran), y pocas especies pueden emitir tantos tonos y sonidos distintos al gritar.


Aullador (Aberración grande) 55 puntos

Características: Fuerza 15 (+2), Destreza 18 (+4), Constitución 13 (+1), Inteligencia 7 (-2), Sabiduría 12 (+1), Carisma 6 (-2).

Rasgos: Arma natural (Mordisco) 2, Arma natural (Garras 1), Ataque al vuelo, Desgarramiento, Olfato animal 2, Presencia temible 2 (CD 10), Repelido por luz solar, Sonar 2, Sujeción mejorada, Velocidad reducida 1, Veneno 5, Volar 3.

Habilidades: Atención +9, Intimidar +7, Sigilo +12, Supervivencia +8.

Bonificaciones: Ataque +8, Fortaleza +6, Reflejos +9, Voluntad +4.

Combate: Iniciativa +9, Velocidad 6 metros, 18 metros volando, Defensa 19 (15 desprevenido), Mordisco +8 (1d8+2, Veneno CD 16: 1d3 daño a Fuerza), Garras +8 (1d6+2), Derribar/Presa +10 (+14 para mantener la Presa).

Salud: Resistencia 44, Umbral 11.