jueves, 18 de abril de 2013

Economía para El Reino de la Sombra y Era


Ya os ayudé una vez con el tema del dinero acumulado hasta el infinito en esta entrada, y hoy de nuevo acudo a vosotros para auxiliaros con tan acuciante tema.

Cuando los personajes consiguen un tesoro, a menos que se dediquen a comprar cosas de cierto valor, parece que este se mantiene inalterable, nunca desciende, sin importar el tiempo que pase. Y esto no es nada realista. La gente come, paga habitaciones en posadas, de vez en cuando se va a los baños, manda reparar sus cosas... en resumidas cuentas, vive. Y vivir, como todos demasiado bien sabemos, cuesta dinero. A menos que seas una planta. O un político. Pero entonces no estarías leyendo esto.

Por eso he desarrollado una tabla en la que se muestra el gasto base que afrontará un personaje (jugador o no) dependiendo de su nivel de vida, a determinar entre cinco categorías distintas, todas ellas obtenidas de El Anillo Único (en serio, juegazo, no tiene pérdida, a comprarlo ya, coñe).


En la entrada no solo aparecerá esto, también voy a aprovechar para hablar de las distintas monedas que utilizo en mi partida y que coinciden con las de Era en su mayor parte, especialmente con las utilizadas en los reinos del norte, Delinaria, Eleteria, Hirbunar (aunque aquí se sigue recurriendo más a menudo al trueque) y Artenor (similar a Hirbunar, aunque tienen un gran aprecio por la plata).

A ello.


Un personaje que pretenda llevar un nivel de vida aceptable (comida caliente a diario, un sitio relativamente agradable para vivir, algún capricho ocasional y una higiene decente) tendrá un gasto base de 10 monedas a la semana. Este nivel de vida corresponde con la mayoría de los habitantes de una ciudad con un puesto fijo y un sueldo decente.

Un personaje que, ya sea porque así lo quiere o porque no le queda más remedio, deba conformarse con comidas escasas y a menudo insípidas, lechos incómodos y abstención de cualquier gasto absolutamente imprescindible, tendrá un gasto base de 5 monedas a la semana. La mayoría de los campesino y muchos habitantes de las ciudades viven así, al borde de la indigencia (aunque los campesinos no están tan mal gracias a los frutos de la tierra, con lo que tienen para comer).

Pobre: 3 monedas a la semana, 12 al mes, 1 Corona y 44 monedas al año.
Frugal: 5 monedas a la semana, 20 al mes, 2 Coronas y 40 monedas al año.
Marcial: 10 monedas a la semana, 40 al mes, 4 Coronas y 80 monedas al año.
Próspero: 20 monedas a la semana, 80 al mes, 9 Coronas y 60 monedas al año.
Rico: 40 monedas a la semana, 1 Corona y 60 monedas al mes, 19 Coronas y 20 monedas al año.

Un nivel de vida Pobre es poco menos que un mendigo, siempre comiendo poco, viviendo en cuartuchos de mala muerte, sucio y desharrapado.

Alguien que viva de forma Frugal  come, pero mal, viviendo en los lugares más humildes de la ciudad, con ropas sencillas y sin caprichos.

El nivel de vida Marcial permite una vida aceptable, comida decente, cama decente y algún capricho ocasional. Este nivel de vida permite además una presencia adecuada.

Un nivel de vida Próspero es el nivel de vida de la mayoría de los burgueses más o menos acomodados. Visten, comen y duermen bien, y pueden permitirse tomar buen vino y tener visitas con cierta regularidad.

Aquel que viva como un Rico difícilmente se conformará con algo que no sea lo mejor. Es gente realmente adinerada, burgueses con influencia en una ciudad, nobles etc. Si alguien quiere empezar a ganar notoriedad en una ciudad probablemente deba comenzar a vivir a este nivel.

Por encima de rico hay más niveles, Aristocrático y Regio, pero en general los jugadores tienen escaso interés en estas formas de vida (suelen exigir algunas responsabilidades).
Un cuarto

Ahora expliquemos las distintas monedas, y lo que significa "40 monedas a la semana" (alguno se preguntará si de oro, plata o qué).

1 pieza (de cobre) = 1 hogaza de pan seco.
1 moneda (de plata) = 8 piezas.
1 cuarto (de plata) = 25 monedas, 200 piezas.
1 Corona (de oro) = 4 cuartos, 100 monedas, 800 piezas.


Las piezas de cobre son pequeñas monedas no mayores que un iris. No sueles ser de cobre puro, si no qeu sueles poseer otros tipos de metal, como hierro o estaño. Tienen un valor mínimo, y mucha gente no suele aceptarlas como pago ("estorbas más que una pieza" es un dicho popular).

Una moneda
Las monedas de plata son la moneda más habitual, hasta el punto de monopolizar el nombre. Cuando alguien dice: "son tres monedas" nadie pregunta de qué tipo. Su composición no es plata pura, pero sí que posee bastante del precioso metal. Este suele ser el precio qeu tiene una comida decente en cualquier taberna o posada.

Los cuartos de plata hacen las veces de moneda alta, la mayoría de los pagos de bienes o sevicios medianamente caros se realizan con esta moneda. No suelen llevarse encima, si no que se guardan a menos que se tenga pensado gastárselas. Son más grandes que las monedas, y su composición es enteramente de plata. Una lanza suele tener este valor.
Una Corona

La Corona de oro es la moneda de más alto valor. Son extremadamente raras, guardándose normalmente como quien guarda unos bonos, simples garantes de su fortuna. Tienen el tamaño de dos veces un cuarto de plata, y son, como su nombre indica, de oro auténtico. Jamás se utilizan excepto en transacciones de gran volumen económico. Una armadura medio decente puede alcanzar perfectamente este valor.