viernes, 29 de agosto de 2014

Hablemos común

El idioma "común" es una constante en la mayoría de los mundos de fantasía. Una cómoda abstracción que nos dice que en todo el mundo (o en una inmensa parte de él) existe un idioma gracias al cual cualquier persona puede entenderse. Por cómodo que pueda ser, es innegable que resulta poco creíble y que además resta bastante interés al tema de conocer más idiomas. Total, todo el mundo habla común. O por lo menos todo el mundo importante.

En un mundo de fantasía lo de Babel no hubiera pasado.

El caso es que esto no es tan inverosímil. Durante casi toda nuestra historia, existía en todo el Mediterráneo una lengua franca, que la llamaban, una aglomeración de distintas expresiones y palabras de todas las lenguas que se formaban alrededor de este lago salado que permitían una comunicación básica con prácticamente cualquier persona con la que uno se cruzara en el Mare Nostrum. Esta lengua franca servía para negociar, preguntar direcciones, enterarse de rumores y, por supuesto, insultar. Sin embargo, su funcionalidad era limitada, no era posible escribir poesía con ella, vaya, y no todo el mundo la entendía (había que ser hombre algo curtido y viajado para ello). 

Así que propongo hacer algo semejante con este idioma común. Para empezar, sustituimos un solo idioma común por varios, según distintas zonas. Por ejemplo, en Era sería natural que hubiese un idioma como este que fuese válida en toda la línea que va desde Silberheim hasta Brisavente (mirad el mapa en la sección Esto es Era si no sabéis de lo que hablo), pues es la principal ruta de comercio de la región. Es natural incluso que en el reino de Ymeria, del cual es capital Aymeris, se hable también, pues el comercio pasa por esos lugares también. Ahora, Eirigion y lo que queda más al sur tiene escaso, por no decir nulo, contacto con la gente de Era, aunque sí mucho más entre ellos mismos, por lo que es probable que allí exista otro tipo de lengua franca (aunque es probable que haya gente que entienda el ereno). 

Pero como hemos dicho, esta es una lengua utilitaria, sencilla y artificial (más o menos). Así que es natural que no sea posible hacerse entender en esta lengua de la misma forma que en otras. Cuando se hable en común, el personaje recibe un penalizador de -2 a sus tiradas de interacción social siempre que el lenguaje esté involucrado de algún modo. Cuando se hable con alguien que no entienda el común (que habrá gente así: campesinos, niños, gente miserable varia...) un personaje puede intentar hacerse entender aunque no conozca el idioma, pues no en vano el común es un batiburrillo de todas las lenguas y seguro que algo acaba por entender el buen hombre. Para lograrlo debe realizar una tirada de Diplomacia a una CD igual a 20 menos el modificador de Inteligencia de aquel con el que se esté "hablando". Si la supera, el buen hombre entenderá más o menos lo que el mamarracho este balbucea, y le dará una respuesta que el otro entenderá de forma similar: a duras penas y muy por encima (hablar muy alto, vocalizando mucho y gesticulando más debería dar un bonus).

Por supuesto, en los casos en los que el común es una lengua por derecho propio que sencillamente da la casualidad que casi todo el mundo conoce (como el oestron o el inglés hoy en día), todo esto no tendría la más mínima aplicación.