martes, 22 de octubre de 2013

Artefacto: Amuleto de Sangre

Lo más parecido que he podido encontrar

El Amuleto de Sangre es un maligno artefacto creado por los erigios que se alimenta de la vida de su portador a cambio de otorgarle un mayor poder. Algunos dicen que su creación fue obra del mismo Archibrujo, y que usarlo es poco menos que firmar un pacto de sangre con él.

El amuleto está construido con la siniestra piedra negra extraída de las Orcontañas, adornado con una rara gema de color rojo sangriento en su centro, formado a partir del corazón de un infante, según dicen las leyendas. Aunque su tamaño no es mayor que la mano de un niño, resulta extraordinariamente pesado en relación al mismo. Está diseñado para ser llevado colgando al cuello.

En cuanto un personaje se lo ponga, sabrá de forma instintiva cómo usarlo, y mientras lo lleve puesto le parecerá advertir continuamente sombras en el límite de su visión, y en el silencio escuchará siniestros susurros. 

En términos de juego, cualquier personaje puede restarse voluntariamente 2 puntos de resistencia para sumar un +1 a cualquier tirada que realice, ya sea activa o pasiva, hasta un máximo de +5. Sin embargo, cada 20 puntos de resistencia perdidos de esta manera, el personaje pierde de forma permanente 1 punto de Constitución, aunque el jugador no debería saber nada sobre esto (una tirada de Saber (arcano) o Saber (leyendas) a CD 17 podría ponerle sobre aviso). La pérdida se descontará de su base racial, de manera que su posible puntuación máxima en ese atributo también se reduce. A partir de ese momento, si el personaje desea quitarse el amuleto, deberá superar una tirada de Voluntad de CD 15, con un modificador de -1 a la tirada por cada punto de Constitución perdido de esta manera, incluyendo el primero. Solo podrá realizar esta prueba una vez por semana.

Además, por cada dos puntos de Constitución perdidos el personaje pierde también un punto de Carisma y Sabiduría, pues poco a poco los susurros se hacen más potentes y su aspecto se deteriora. En el momento en el que haya perdido todos los puntos de Constitución base de su raza, el personaje pasará a convertirse en un no-muerto maligno con el único objetivo de encontrar a un demonio al que servir. El amuleto será entonces inútil, pues el personaje no tendrá ya energía vital que sacrificar.