lunes, 18 de noviembre de 2013

A favor de los Alineamientos

Sé que esta puede ser una entrada de lo más polémica, así que déjenme terminar antes de llevarse las manos a la cabeza.

Los alineamientos surgieron en su momento como una manera de enfocar el carácter de un personaje, además de que en un mundo eminentemente mágico donde las fuerzas divinas actuaban era necesario señalar de alguna manera la moralidad de las criaturas que lo habitan. Sé que muchos los critican diciendo que son demasiado estrechos y poco realistas, que hay muchos grises y etc, pero la verdad es que eso no es cierto. Es verdad que hay individuos a los que por su complejidad o porque tienen una larga historia resulta un poco complicado situar en un alineamiento (como Batman, aunque yo apostaría por Legal Bueno o Legal Neutral, según nos muestren su faceta más heroica o la más dura), pero con la mayoría de la gente no es así.

Actualmente estoy estudiando la carrera de filosofía, y hablando sobre ética me doy cuenta de que puedo aplicar los alineamientos de D&D para situar los paradigmas éticos sin apenas dificultad. Kant es Legal Bueno, aunque suele acabar formando Legales Neutrales y un kantiano mal llevado acaba siendo Legal Maligno. Aristóteles, en cambio, sería Neutral Bueno, aunque suele acercarse a lo Caótico Bueno, pues lo que defiende es que el Bien es mutable y depende de la situación, situando el peso moral no en los ideales de la persona si no en sus virtudes. Nietzsche en cambio sería Legal Maligno (crea tus propios principios e imponte al resto), aunque a menudo la gente lo entiende como Neutral Maligno y algunos incluso como Caótico Maligno (aunque estos no lo han entendido muy bien, la verdad). Como en general los Alineamientos Bueno, Neutral y Maligno los entendemos bien, voy a centrarme especialmente en los que se refieren a la legalidad del personaje.

Hay gente que cree que ser de Alineamiento Caótico implica oponerse al orden establecido, y que los alineamientos fluctúan con el entorno, por lo que un paladín de la tiranía en una sociedad Legal Maligna sería considerado Legal Bueno, mientras que un caballero que luchase por derrotar al régimen sería Caótico Maligno. Eso es una estupidez. Los alineamientos no guardan relación alguna con su entorno, son algo que el personaje es de forma intrínseca. Un alineamiento Legal indica una creencia en unos principios, en unos valores establecidos que pueden (y deben) aplicarse siempre, sin importar la situación ni las consecuencias de actuar de ese modo. Los valores de un Legal Bueno serán valores elevados, creerá en la defensa de los inocentes, negándose a actuar si con ello trae muerte sobre uno, por ejemplo. 

El Legal Bueno opina que el Bien está sobre la ley, pero que para alcanzar el Bien debe actuarse de acuerdo a unas reglas, un código, mientras que un Legal Neutral entenderá que la ley y el orden son el Bien último, y estará dispuesto a realizar sacrificios para conseguirlo. El Legal Maligno opina que su ideal (el que sea) es el Bien, y estará dispuesto a todo para conseguirlo. A menudo su ideal podría ser considerado maligno pues causará sufrimiento a otros o algo semejante. Sin embargo actúa sobre unos principios que no está dispuesto a vulnerar (como el amor a su familia, no traicionar a menos que esto sirva al cumplimiento de su ideal etc).

Los Caóticos, en cambio, están convencidos de que el bien y el mal es algo plenamente circunstancial, que tener unos principios férreos según los cuales actuar solo acabará limitándote, y a menudo impedirá juzgar la situación de acuerdo a su auténtico cariz. Puede que el Caótico Bueno piense ahora en hacer una alianza con el señor maligno porque de esa manera podrá ayudar a la villa (cosa que un Legal Bueno nunca haría porque va en contra de sus principios), aunque lo más probable es que esté pensando ya en la manera de traicionarlo (si el Legal Bueno lo hiciera, lo más probable es que luego se adhiriera a su palabra, por lo menos hasta que el señor maligno le diera motivos para lo contrario). 

El Caótico Neutral es un tipo que solo piensa en vivir su vida y que rara vez se preocupa de las consecuencias de sus actos. Esto no quiere decir que sea un inconsciente (es perfectamente posible que conozca las consecuencias de sus actos), si no que sencillamente no se siente responsable por ellos al carecer de Deber. Al contrario de lo que muchos piensan, no es un completo egoísta (eso es el Caótico Maligno o el Neutral Maligno), sencillamente no se preocupa por los tabúes y las leyes, pero es raro que lleve a cabo un acto maligno. Al menos, nunca llevará a cabo uno gratuitamente. No confundir con el Neutral, que aunque busca vivir su vida, sí que suele tener unos principios, al menos una brújula moral. 

El Caótico Maligno, como hemos adelantado antes, es un completo egoísta. Tan solo piensa en su satisfacción a corto plazo, actúa por impulso y a menudo con crueldad. En términos claros, es un tipo sin empatía de ningún tipo, ni siquiera simulada por algún tipo de código impuesto. Es alguien amoral (y fijaos que digo amoral  y no inmoral).


Los Neutrales (así en general) son gente que suele tener unos principios pero que no se siente forzada a seguirlos, aunque en general lo hagan (casi todos tenemos una brújula en nuestra vida) no se sentirían culpables si la situación los obliga a actuar en contra de estos. 

El alineamiento Maligno puede determinarse por la falta de empatía del personaje. En general, los personajes malignos son personajes egoístas, que se interesan tan solo por su propio beneficio u objetivos. Un personaje neutral rara vez encontrará placer en causar daño a otro, incluso cuando este le haya herido (de la forma que sea) anteriormente. Puede considerarlo justo o necesario (quizá para que no vuelva a causarle dolor), pero disfrutarlo es un rasgo maligno.

En resumen, un personaje Legal sitúa el Deber sobre el Bien (entendido como ideal, que puede ser Bueno (proteger), Neutral (mantener el orden) o Maligno (mantener el orden a cualquier precio), pues opina que solo a través del Deber se alcanza el Bien. Un personaje Caótico carece sencillamente de Deber, hará lo que tenga que hacer cuando tenga que hacerlo y sabrá lo que es cuando se encuentre en la situación. Rara vez tienen un ideal u objetivo último que cumplir, pues eso ya implica un Deber, aunque no es imposible. Sobre los Neutrales creo que lo he resumido bastante bien, gente con una brújula moral, un Deber, pero que no se sienten obligados a cumplir, pues a menudo opinan que no es la única forma de alcanzar el Bien.

Yo me declaro Kantiano, así que me resulta más sencillo entender los alineamientos dado que estoy en un extremo, pero imagino que a alguien más situado hacia el centro, sin una brújula moral tan... firme, digamos, pueda resultarle más complicado. Los alineamientos tienen vigencia; es cierto que una persona no actúa toda su vida de acuerdo a su alineamiento, pero igual de cierto es que no te obligan a ello, como tampoco te obligan a usar tus Aspectos de FATE (y si lo haces actuar como Neutral Maligno o quieres invocar el aspecto "Cabronazo del copón" haberte hecho otro pj).

¿Y tú, eres Kantiano Bueno o Caótico Aristotélico?