viernes, 29 de noviembre de 2013

Día 29: manías que tengo a la hora de jugar

Nunca me he considerado un jugador maniático. No tengo (demasiados) problemas en prestar mis dados cuando alguien los necesita, no tengo un baile especial para invocar los críticos ni nada por el estilo. Aunque hay algunas cosas...

En general me gusta sentarme cerca del master, detesto las manchas sobre mi ficha, y siempre que juego me gusta tener una pareja de d4, cuatro d6, dos d8, dos d10, un d12 y otro d20 sobre la mesa, aunque luego no los vaya a usar. Y suelen ser siempre los mismos. Procuro llevar siempre cinco lápices por lo menos en mi mochila para prestar (siempre hay alguien sin lápiz), y suelo resolver los cálculos de mis compañeros jugadores antes que ellos (suelo acabar aprendiéndome su ficha mejor que ellos mismos), lo que imagino que puede ser un poco molesto, peror es que me sale solo. No suelo hacer tiradas "de prueba" por miedo a "perder" un crítico, y si sin querer rueda el dado, no suelo parar de lanzarlo hasta que salga una pifia o una serie de tiradas muy bajas. Cuando no están rodando, me gusta mantener los dados en mi mano, y no sobre la mesa.

Y creo que eso es todo. Vaya, al final sí que parece que había cosas...